Un futuro sin violencia

Estos días, por desgracia,  se habla mucho de violencia en nuestro entorno: violencia de género, violencia en el fútbol, violencia en la política,…

Estamos en vísperas de las fiestas de la paz y, sin embargo, parece que en nuestra sociedad lo que predominan son los actos violentos.

¿No os parece que tenemos que hacer algo?

A veces me da la sensación de que para nuestra generación ya es tarde, pero lo que no quiero pensar es que sea tarde para las generaciones futuras.

Quienes somos padres, tenemos que procurar educar a nuestros hijos evitando la violencia en todas sus formas y enseñarles a que no hagan uso de ella. Practicar con el ejemplo es imprescindible. Quizá ahora mismo estáis pensando que nunca usáis la violencia, al menos delante de vuestros hijos… ¿seguro?… reflexionemos…. Estás conduciendo y se te cruza otro vehículo de mala manera, entonces tu… ¿qué haces?, ¿están tus hijos contigo en el automóvil? Al gritar e insultar al otro conductor probablemente ni siquiera has pensado que ellos estaban allí, pero sí están y escuchan y ven e inevitablemente, aprenden.

Hemos de tener presente que la mejor forma de evitar cualquier tipo de violencia delante de nuestros hijos es evitarla siempre. Seamos más humanos, pongámonos en el lugar del otro, respetemos a los demás y, respetémonos a nosotros mismos, quizá, de esta manera, consigamos un futuro mejor para nuestros pequeños.

 

Os adjunto dos frases para la reflexión:

“Si le enseñáramos meditación a cada niño de ocho años, eliminaríamos la violencia en solo una generación.” Dalai Lama.

 

“Las relaciones que mantenemos con los demás y con el mundo están determinadas en buena medida por las relaciones que mantenemos con nosotros mismos. Para cambiar a mejor nuestras relaciones, cambiemos a mejor nosotros mismos.” Bernabé Tierno.

Deja un comentario