Doulas

Se ha armado últimamente un gran revuelo por las doulas.

Seguramente muchas personas habrán escuchado hablar de ellas por primera vez estos días. La televisión, pese a que ha perdido bastante peso en beneficio de las redes sociales e internet, sigue siendo un medio de masas. La televisión las nombró y ahora se habla más de ellas.

El término quizá nos suene a nuevo, pero no el concepto.

Las doulas, nos dicen ellas mismas en la web doulas.es, “…somos mujeres, en su mayoría madres, que acompañamos a otras mujeres en su camino a la maternidad…”

Pues no veo por qué nos extrañamos, la verdad, esto se ha hecho toda la vida. Las mujeres buscamos el apoyo de otras mujeres en temas, como éste de la maternidad, en el que son mujeres las que más saben. Una embarazada que acaba de saber que lo es, probablemente preguntará antes a sus amigas que ya son mamás que a su propio médico; consultará con ellas sus sensaciones, sus miedos y sus dudas y quizá después también pregunte a los profesionales, pero no dejará de tener en cuenta la opinión de otras madres.

¿Hay algo negativo en esto? Desde el punto de vista del Consejo General de Enfermería sí lo hay. Todo este tema se puso de actualidad cuando este Consejo denunció la proliferación de doulas, por suponer un riesgo para las mujeres y sus bebés. Es comprensible que al gremio de enfermeros no les guste la aparición de las doulas y su expansión, ya que sienten que este colectivo les perjudica al realizar algunas de las actividades que les son propias. No debe sorprendernos que estos trabajadores consideren a las doulas unas intrusas dentro de su profesión, ya que las ven como personas no preparadas para ejercer la enfermería.

Probablemente así sea y muchas de las doulas no estén preparadas para el ejercicio de la enfermería, pero no es de eso de lo que se trata, sino de un ejercicio de acompañamiento a la mujer. Desde Alcaliu, Asociación de Doulas de la Comunidad Valenciana, nos lo explican muy bien: “Las doulas somos mujeres, la práctica mayoría madres, con una formación específica y basada en la evidencia científica, que acompañamos y ofrecemos soporte físico y emocional a otras mujeres en su proceso de maternidad (embarazo, parto, postparto), o en cualquier momento de su vida reproductiva relacionada con la maternidad (infertilidad, pérdida del embarazo…) No somos personal sanitario, y por tanto nuestras funciones ni se solapan ni compiten con las de los profesionales de la salud como matronas, ginecólogos-as o enfermeras-os.” (alcaliudoulas.org).

 

Han surgido muchas voces para defender a las doulas,  no podía ser de otro modo. Aquí tenéis un ejemplo:

http://www.laorquideadichosa.com/2015/02/por-que-las-llaman-doulas-cuando-quieren-decir-brujas.html

Pero antes de que las doulas se pusiesen de actualidad ya había voces que las apoyaban, entre otras la de sus propios usuarios:

http://doulabarcelona.com/testimonies/testimonio-de-laura-y-fran-padres-de-gerard/

A modo de resumen podríamos decir que los profesionales sanitarios deben seguir existiendo entorno al embarazo y al parto, siguen siendo necesarios, como también lo son, cada vez más, las doulas y, como en cualquier otra profesión lo normal y deseable es que ambos evolucionen. Esperemos que, en ambos casos esa evolución sea a favor de las madres y sus bebés.

Deja un comentario