Consumismo

Consumismo.

Consumismo

¿Recordáis el chiste del consumismo? Es un chiste que se oye en los tiempos de crisis. Si no os suena, aquí está. Si ya lo conocéis, debéis continuar leyendo 6 líneas más abajo

Un amigo le dice a otro:

  • “Éste va a ser el año del consumismo”
  • “Pero, ¿qué dices?, ¡la gente está fatal con la crisis! – responde extrañado el amigo.
  • “Pues por eso mismo: todo el mundo va a estar CON-SU-MISMO- coche; CON-SU-MISMO-reloj; CON-SU-MISMO-abrigo;…”

Chistes y bromas aparte, realmente pienso que tenemos que volver a la época del consumismo; precisamente a la época del consumismo como el del chiste. A seguir con lo mismo, a usarlo hasta que tenga dejar de usarse porque ya no sirva, no porque nos hayamos cansado. Es preciso que encontremos la manera de volver a “gastar” las cosas, no a simplemente, “gastar en cosas”.

Nuestros recursos se agotan, nuestra capacidad de producción puede aumentar y como especie somos, sin duda, capaces de continuar aumentando el consumo, pero, ¿a costa de qué? Ahora  tenemos más claro que seguir por el camino actual solo nos lleva a destruirnos a nosotros mismos.

Cada vez hay más voces que abogan por la reducción del consumo; reducción, sin duda, mejor que reciclaje; reciclaje, por supuesto, mejor que deshacerse de los objetos sin control. Pero lo ideal, lo más deseable y efectivo para salir del círculo de contaminación, deshechos, basura, desertización, tormentas, sequías y un largo etcétera, es reducir, reducir, reducir y reducir.

¿Qué podemos hacer cada uno individualmente? Todo, absolutamente todo. Cambiando de uno en uno nuestra forma de actuar, conseguimos cambiarla en el conjunto de la sociedad. Cada iniciativa, cada esfuerzo, se une al anterior. Volviendo a los juegos de palabras: Si alguna persona no lo hace siempre será mejor que si solamente alguna persona lo hace.

Por nuestra parte nosotros en Neneco,… ¡seguimos!

Empieza un nuevo año y… ¡seguimos! Seguimos un año más con vosotros (dentro de poco serán siete).

Quizá en nuestro caso el secreto del éxito no es otro que la fe en lo que se hace, la certeza de que nuestro modelo de venta es muchísimo más aconsejable para todos, todos, todos,

En Neneco luchamos contra el consumismo y apostamos por el CON-SU-MISMO. ¿Quién se apunta?

 

Deja un comentario