Un regalo especial.

Los reyes magos son magos.

Las mamás y los papás también.

Cuando nuestro bebé tiene menos de un año ya nos “enfrentamos” a sus primeras navidades, su primera fiesta de reyes, sus primeros regalos,… todo salpicado de gran emoción.

Lo normal es que los pequeños no recuerden después esos regalos, puede que, con el paso de los años, nosotros también los olvidemos.

Pero hay un regalo especial, muy especial.

Y éste no puede venir de los reyes magos. Éste ha de ser de papá, de mamá.

Escribe una carta a tu hijo.

Escríbele desde el corazón, explicándole tus sentimientos hacia él, contándole alguna anécdota de sus primeros meses de vida, hablándole, sobre todo, de aquello que lo hace tan especial para ti, para vosotros.

Si es el primero, es él quien ha convertido una pareja en una familia, quien ha cambiado de una manera tan profunda vuestro mundo que ya nunca será el mismo.

Si es el segundo, el tercero o el cuarto, seguro que te has sorprendido al comprobar que el amor, al repartirse, no disminuye, sino que crece.

Díselo, ahora no te va a entender, pero ten por seguro, que, mucho antes de lo que piensas, ese bebé será una persona adulta, probablemente más alta que tú, que te abrazará con cariño colocando tu cabeza en su pecho, mientras tú no puedes evitar dejar escapar una lágrima.

 

 

Deja un comentario