Qué necesita un bebé

Qué necesita un bebé.

Cuantas veces las mamás primerizas se preguntan qué es lo imprescindible cuando vas a tener un bebé. ¿Qué necesita el bebé desde el primer momento?

Fácil, muy fácil,… ¡¡AMOR!!

Está sobradamente demostrado que el amor es lo único fundamental para un bebé, al margen, por supuesto, de la alimentación y bienestar físico en general.

Pero, ¿qué cosas necesita?

Las embarazadas buscan muchas veces en internet listas de objetos y artículos de los que tendrán que disponer una vez que nazca el bebé. Circulan por la red listas verdaderamente interminables: dos peleles de algodón, dos de perlé, tres gorritos, cinco patucos, cuatro muselinas,…

Evidentemente, no se trata de que acudamos al hospital a la hora del parto con las manos en los bolsillos y sólo amor en nuestro corazón. No hay que dejar a nuestro bebé “sin pañales ni ropa ninguna” como decía aquel villancico que recuerdo de la infancia.

Basta tener sentido común. Ropita y pañales hay que preparar, al igual que tenemos que preparar nuestra bolsa con lo imprescindible por si hay que pasar un par de días en el hospital. Y después, en casa, ¿qué tenemos en casa?: ¿moisés? ¿minicuna? ¿cuna? ¿maxicuna? ¿trona? ¿hamaca? ¿arrullo? ¿capazo? ¿silla? ¿carro? ¿mantita? ¿bandolera? ¿foulard?…

Por poco que hayamos leído durante el embarazo nos encontramos con una lista interminable de objetos, algunos incluso tienen nombres totalmente desconocidos para nosotros.

Pues os va a parecer que es tirar piedras contra nuestro propio tejado pero la experiencia nos lleva a afirmar que imprescindible, totalmente imprescindible, no es casi ninguno de ellos.

Hay tres básicos: carro, cuna y bañera. Y también es posible subsistir sin ellos: cada vez volvemos más al porteo (¡fuera carro!), cada vez practicamos más el colecho (¡fuera cuna!) e incluso la bañerita para los primeros meses se puede sustituir por una ducha en brazos de papá o mamá (¡cuidado, eso sí, que la piel mojada de los bebés resbala más que nada en este mundo!)

Aunque la sociedad de consumo ha intentado convencernos de las maravillas de estos y otros “imprescindibles” para el bebé, no nos engañemos, no hay listados infalibles. Algo que repito y repetiré sin descanso es que cada bebé es único, somos nosotros, los adultos, los que nos tenemos que adaptar a ellos.

Quizá el bebé se despierte demasiado en nuestra cama porque papá o mamá se mueven mucho, podemos buscar ahora una cuna, no hace falta tenerla preparada antes de que nazca. Nos sentimos inseguros con una mochila portabebé y el pequeño no para de llorar: busquemos ahora un carrito. Cuando estamos en casa queremos tener cerca a nuestro hijo sin tenerlo encima todo el tiempo: vamos a por un hamaquita.

La mayoría de objetos para vuestros bebés como los que tenemos en Neneco no son absolutamente indispensables, pero casi todos ellos añaden comodidad a nuestra vida y la de nuestros hijos durante sus primeros años de vida.

 

Creo que hay cada vez más papás y mamás que consideran una exageración tener la casa llena de todo tipo de artículos para el bebé desde el primer día. Estoy totalmente de acuerdo con ellos. Hay que ir adquiriendo cosas conforme se vayan necesitando e ir deshaciéndose de las que ya no se van a utilizar.

Comprarlas de segunda mano, además, disminuye el impacto medioambiental y también perjudica menos a nuestra economía. Podemos también vender lo que a nuestro bebé ya no le sirve consiguiendo los mismos objetivos.

Muy importante. ¡Qué no se nos olvide! Sí que hay algo totalmente ineludible si tenéis automóvil: la silla de coche (SRI) para recién nacidos. La legislación nos obliga a utilizarla y es por la seguridad de nuestro hijo.

Los niños crecen muy rápido. Llenar nuestra vivienda de objetos para él no es tan importante como llenar nuestro tiempo con él. No lo olvidéis.

Deja un comentario