Un Papá Noel y Tres Reyes Magos.

Un Papá Noel y Tres Reyes Magos.

¿Esto es una especie de oferta de 3 x 1?

Éste es uno de los dilemas que se plantean los padres primerizos.

Un Papá Noel y Tres Reyes Magos.

La verdad es que muchas veces no tienen ni que pensarlo, en cada casa hay una tradición y, lo habitual, es que los nuevos papis sigan la costumbre de la suya. Aunque, si siempre fuese así, el gordito Santa Claus no hubiese entrado en nuestras vidas.

Es bastante probable que en casa de unos abuelos caiga Papá Noel por la chimenea y en la de los otros sean los camellos quienes mágicamente escalen hasta el balcón. Cuidado con las dobles celebraciones y los dobles regalos. Ya todos sabemos que los excesos son tan perjudiciales como las carencias. Pero como es muy difícil evitar que abuelos, tíos y demás parientes quieran deleitarse con la cara de ilusión de los más chiquitines al abrir sus regalos, el trabajo para los padres es posterior.

Si habéis tenido un bebé hace poco o vuestros hijos son aún pequeños, después de las fiestas os encontraréis con una cantidad de juguetes importante.

Es el momento de actuar.

No dejéis al alcance de los pequeños todo lo nuevo. Probablemente haya alguna cosa con la que ya esté jugando más y otras a los que no les haga caso. Sí, ya sé, muchas veces con lo que más juegan es con el papel de regalo y las cajas.

Dedicad una parte alta de un armario para guardar algunos juguetes, especialmente aquellos que no han despertado demasiado interés. En ocasiones esta falta de interés es debida a que el juguete les viene “grande”, como si fuese una prenda de una talla más. Quizá dentro de unos meses ese objeto les encante, cuando tengan la madurez que requiere.

A la vista de los niños no tiene que estar todo lo que tienen, sólo unas pocas cosas que iréis rotando para que, de esta manera, tengan a lo largo de todo el año juguetes nuevos.

Un detalle: recordar quitar las pilas de los juguetes que guardéis. Las pilas sin uso dentro de los aparatos no solamente se estropean, sino que, además, pueden deteriorar el mecanismo, dejando una especie de óxido muy venenoso.

 

 

 

 

 

Deja un comentario