Día de la madre

Día de la madre

Estos inventos del “día de…” a algunas personas les resultan muy artificiales.

Puede que sí, algo de razón tienen, ya que las grandes cadenas comerciales y las marcas los promocionan y eso hace que parezcan sólo consumismo.

Sin embargo, cualquiera que tenga curiosidad, puede leer en Wikipedia que la celebración del día de la madre se remonta a la época de la antigua Grecia.

Antes de conocer el verdadero origen yo pensaba que el día de la madre lo había inventado algún padre. Me parecía una forma bastante honrosa para un hombre de dejar claro a la madre de sus hijos que, aunque ellos no se lo demuestren todavía, la quieren mucho, muchísimo. Creo que esta idea fue mi conclusión al observar como mi padre traía comida preparada ese día o nos invitaba a comer en un restaurante. También me motivaba para que le regalase a mi madre un dibujito o una postal hecha por mí.

Lo cierto es que yo he celebrado el día de la madre con toda clase de artículos de lo más variopinto, muchos artesanales y siempre baratísimos; envueltos con gran ilusión y poco acierto y, eso sí, acompañados siempre de esos poemas que le escribía en ese día tan señalado.

He seguido escribiéndole versos incluso cuando el alzheimer le impedía leerlos, incluso cuando, aunque yo se los leyese, tampoco  ya era capaz de entenderlos.

Pero si hoy quiero dedicar esta nota a ellos, a los papás, es porque una de las cosas que más me emocionó sobre estos detallitos que parecen tan tontos es que, al hacer limpieza no hace mucho tiempo, al fondo del armario de mi madre,  encontré en una caja muchas de las tonterías que yo le escribía y le dibujaba durante la niñez. Ella conservó durante años incluso los lazos y los papeles de colores que envolvían las cajas de zapatos donde yo le regalaba un poco de nada con todo el cariño.

Invitar a la familia a comer fuera, hacer vosotros la comida, comprar una buena colonia o unos lindos pendientes, son detalles estupendos que vuestras mujeres, sin duda, agradecerán. Pero os aseguro que si animáis a vuestros hijos a participar, a regalarles algo propio, hecho por ellos o en lo que colaboren, no solamente os lo agradecerá vuestra mujer, sino también, con el tiempo, vuestros propios hijos.

¡¡Feliz día de la madre!!

 

Deja un comentario