Cuéntame. Emotivo episodio que nos ha hecho reflexionar

Me declaro fan incondicional de Cuéntame. Tengo que reconocerlo, aunque no soy muy de tele, esta serie hace que esté pendiente del día de la semana y también de la hora, para no perderme ni un detalle.

Ayer tuvimos un episodio emocionante. No, tranquilos, que no voy a contároslo. A quien ya lo ha visto le aburriría, a quien sigue la serie en otros horarios por el motivo que sea, le fastidiaría bastante y a quién no le gusta no le interesaría en absoluto.

Sólo quería comentar con vosotros una reflexión, una reflexión de la voz en off de Cuéntame, esa voz que se supone corresponde al protagonista, Carlos Alcántara, en su edad adulta. En un momento dado nos habla de lo afortunados que son en la vida los que tienen un hermano. Estoy totalmente de acuerdo con esta afirmación.

Tener un hermano, al menos uno, no es tener familia, no es tener un amigo, no es tener alguien cercano, es todo eso y, a la vez, mucho más. Un hermano es alguien especial en tu vida.

Por múltiples circunstancias, veo a mi único hermano mucho menos de lo que me gustaría, hablo con él por teléfono en conversaciones a menudo interrumpidas y le abrazo solamente unas pocas veces al año.

Pese a todo esto me siento tan unida a él y tan agradecida a mis padres y a la vida por su existencia, que el simple hecho de saber que está ahí me llena de alegría.

Por desgracia, no siempre la relación entre hermanos es satisfactoria. Como ocurre con todo en la vida hay excepciones, desagradables excepciones. Pese a ellas, la gran mayoría de los hermanos son personas que comparten mucho más de lo que a simple vista pueda parecer.

¿Tener un hermano?

No podemos escoger.

Hace unos años tampoco podían escoger nuestros padres o nuestros abuelos.

Hoy en día también hay parejas que no tienen elección.

Pero, para la mayoría de vosotros es una elección, una decisión. Podéis decidir, podéis elegir, podéis ser vosotros quienes consigáis que vuestro hijo tenga un hermano.  Nadie más puede hacerle este regalo y, os aseguro, que es un regalo único, hermoso y para toda la vida.

 

 

 

 

Deja un comentario