Bebé prematuro

Bebé prematuro.

¡Cuánta ilusión cuando comprobamos que estamos esperando un bebé!

Confirmar un embarazo deseado es una alegría inmensa. También hay que decir que inseparablemente con esa emoción positiva se presenta una incertidumbre global. Miedo a no saber, a no poder, a no ser…

El embarazo es quizá una de las épocas de la vida que nos pueden parecer más largas.  La impaciencia por conocer a esa personita que cambiará nuestra existencia nos hace ver muy lento el paso del tiempo. Y, sin embargo, no es nada deseable que el acontecimiento se adelante.

Quien ha tenido un bebé prematuro sabe muy bien todos los problemas que puede suponer. La alegría del nacimiento y el recibimiento en casa de nuestro hijo se trasforma en metódicas visitas al hospital, en una sensación de impotencia enorme, innumerables complicaciones de las que ni siquiera habíamos oído hablar.

Se considera que un bebé es prematuro si nace antes de la semana 37. Por supuesto, es muy importante el peso que haya conseguido el bebé antes de nacer, porque a menor peso más dificultades.

Actualmente, en la mayoría de los casos, los bebés prematuros sólo reciben una atención específica mientras desarrollan todos sus órganos y sus funciones hasta alcanzar los niveles de un bebé nacido a término; si bien es cierto que, en ocasiones, puede haber alguna complicación que requiera un seguimiento durante más tiempo.

Los bebés prematuros no tienen por qué ser niños especiales o diferentes. Quizá puedan serlo durante esos primeros meses, pero después nadie va a diferenciar un niño que nació antes de tiempo de otro que nació cuando se le esperaba.

Durante el primer año de vida es cuando un bebé que ha sido prematuro puede requerir un poquito más de atención y algunos cuidados específicos. Como para cualquier otro bebé sólo tienes que dejarte aconsejar por su pediatra, pero, por si necesitas orientarte un poco, aquí te dejamos un artículo muy interesante sobre los bebés prematuros:

http://www.waece.org/embarazo/nacimiento/cap4.htm

No dejéis de ser positivos y pacientes. Vuestro hijo sólo tenía algo de prisa por conoceros y hay muchas posibilidades de que, con el tiempo, esto sólo sea una anécdota más de las que le contaréis en las fechas próximas a sus cumpleaños. Como ejemplo, aquí tenéis la carta de un papá a su pequeña que sólo pesó 720 gr al nacer.

http://www.abc.es/familia-padres-hijos/20150428/abci-vega-prematura-extrema-201504271618.html

Y si necesitáis algunas cosas que os hagan la vida más sencilla a la hora de cuidar a vuestro chiquitín, ya sabéis que en Neneco os pueden costar la mitad: báscula para pesarlo, monitor de vigilancia, sacaleches,…

Deja un comentario