Bañeras para bebés

Bañeras para bebés.

A la mayoría de los bebés les encanta la hora del baño. A algunos les molesta y a unos pocos les aterroriza.

En muchos casos esto no depende de lo que nosotros hagamos, podríamos decir que casi “viene de serie”, pero si hay una pequeña posibilidad de conseguir que el bebé que estás esperando disfrute de su baño desde el primer día, merece la pena intentarlo.

Elegir bien la bañera es más importante de lo que parece. El bebé tiene que estar a gusto, pero nosotros también. Si estamos incómodos o nerviosos, ellos lo notan y el efecto calmante del baño puede desaparecer.

Hay muchos tipos de bañeras para bebés en el mercado.

  • Bañeras tipo cubeta.
    • Son las más sencillas y las más económicas e incluso se pueden sustituir, en caso de necesidad, por una palangana o jofaina grande.
    • Un gran inconveniente es su colocación, ya que si se ponen en el suelo, tenemos que estar agachados para el baño del bebé.

 

  • Bañeras anticólicos.
    • Han estado muy de moda durante un tiempo y aunque ahora han perdido popularidad, siguen teniendo sus partidarios.
    • Imitan al útero materno, previenen los cólicos del lactante, necesitan poco espacio y poca agua.
    • No están pensadas para enjabonar al bebé al modo tradicional, si bien es cierto que no es preciso enjabonarlos en cada baño, es un factor a tener en cuenta.

 

  • Bañeras plegables.
    • Son muy útiles cuando hay poco espacio en la casa o para viajes.
    • Tienen los mismos inconvenientes que las de tipo cubeta.

 

  • Bañeras tipo cubetas con patas.
    • Con las patas solucionamos el problema de la colocación de la bañera de cubeta. Tener al bebé a nuestra altura durante los primeros meses facilita el baño y hace que sea más relajante tanto para el pequeño como para el adulto.

 

  • Bañeras con cambiador.
    • Son las que más espacio ocupan.
    • La bañera alta es mucho más cómoda para el adulto en el baño diario del bebé.
    • Aunque la bañerita se quedará pequeña antes del año, el cambiador es útil durante todo el periodo en que el niño lleva pañales que dura, aproximadamente, unos dos años.

 

  • Bañeras con cambiador para poner encima de la bañera de adultos.
    • Si en casa disponemos de bañera en el cuarto de baño, esta posibilidad es muy interesante, ya que reúne las ventajas del tipo anterior sin ocupar espacio extra, puesto que se colocan encima de la bañera que, habitualmente no usamos los mayores.

 

Espero que este pequeño resumen ayude a las “premamis” y los “prepapis” a tomar una decisión sobre la bañera que quieren comprar.

¿Se me ha olvidado algún tipo?

¿Qué opináis? ¿Os parece alguna mejor que las demás?

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario